La Meditación y la Relajación

metacion-relajacion

¿Cuándo puedes descansar? ¿Cuándo es posible?

El descanso sólo es posible cuando cesa toda actividad. Cuando dejás de moverte, cuando dejás de trabajar, pensar, hablar, ver, escuchar, oler y saborear. Cuando todas estas actividades paran, entonces la relajación sucede y descansás. Sólo cuando cesa toda actividad voluntaria, entrás en estado de descanso.

¿Qué tipo de descanso provee el sueño?

Recordá tus experiencias de momentos en los que no hayas tenido un sueño profundo:

  • Hubo inquietud, agitación o deseo
  • La mente estuvo planificando, planificando y planificando
  • Tus ambiciones te inquietaron
  • Estabas ansioso por hacer algo
  • En todos estos ejemplos tu mente no era libre.

En todos estos ejemplos, tu mente no era libre.

Solamente cuando tu mente se apacigua y relaja, ocurre la meditación.  La meditación provee un descanso y relajación total.

En tanto algún deseo dé vueltas en tu mente, no podrás descansar totalmente. En el Bhagavad Gita, el Señor Krishna dice: “No puedes entrar en yoga (unión en el Ser) a menos que sueltes los deseos y anhelos que hay en ti.”

Utilizá tu discernimiento

La discriminación nos ayuda a entender lo que está bien y lo que está mal, lo que es permanente y lo que no lo es. Es la habilidad de discernir la impermanencia de los hechos. Cuando nos damos cuenta que todo está cambiando, no sobrevaloramos hechos o deseos insignificantes. En consecuencia la mente descansa y entra en una relajación profunda.

Agrandá tu deseo

Otra forma es extender tu deseo, ¡hacerlo muy grande! Entonces, tampoco te molestará. Es la pequeña partícula de polvo que irrita tu ojo. Una piedra grande, una roca, nunca puede meterse en tu ojo ni te puede irritar.

Sé desapasionado

En tanto te mantengas “haciendo” algo (hacedor), en tanto sigas planificando, tu mente no se calma. Cada deseo o ambición es como una basurita en tu ojo. Te irrita. No podés cerrar tus ojos, ni dejarlos abiertos. Si tienés una basurita en los ojos, es molesto de cualquier forma.

El desapasionamiento es sacar la basurita del ojo, y así poder abrirlo y cerrarlo libremente y disfrutar sin restricciones de este mundo, relajarte y obtener alivio de él.

El desapasionamiento no es apatía

“Oh! De todas formas, todos nos vamos a la tumba… así que, ¿qué podemos hacer?” Eso es apatía, no desapasionamiento. En el estado de apatía hay falta de plenitud.

El desapasionamiento está lleno de entusiasmo y alegría. Trae toda la alegría a tu vida y te permite descansar muy bien. Cuando descansás bien, cuando entrás en meditación profunda y, luego, cuando salís del estado meditativo, te volvés muy dinámico y sos capaz de actuar mejor. Cuanto más profundo sea tu descanso, más dinámico estarás en tu actividad. A pesar de la oposición entre el descanso (profundo) y la actividad (dinámica), recordá que son valores complementarios.

Del descanso profundo => a la meditación profunda => salir de la meditación => a la acción dinámica.

Aprender a dejar ir… y relajarse

Cuando aprendés a dejar ir, te volvés alegre y cuando comenzás a ser alegre, más te será dado. A aquellos que tienen, les será dado más. Eso es meditación.

Cuando te dormís, debés dejar ir todo, solo entonces podés descansar. ¿Por qué no hacer lo mismo respecto de la actividad a cada momento? Al menos, cuando te sientes a meditar, o durante la meditación, dejá que todo se vaya.

La mejor forma de hacer esto es pensar o sentir que el mundo está desapareciendo y se disuelve.

¿A qué tenés que aferrarte? No podés aferrarte a este cuerpo por siempre. Por más cuidados que le dispenses, aún vendrá el día que te diga adiós. Estarás forzado a desalojar este lugar, irte de este mundo, sin notificación previa. Antes de que el cuerpo te deje, aprendé a dejar todo. Eso es libertad.

La meditación es:

  • Dejar ir el enojo del pasado
  • Dejar ir los eventos del pasado
  • Dejar ir toda planificación a futuro
  • Acepar el momento presente
  • Vivir cada momento en plenitud y con profundidad

La meditación es el arte de hacer nada y el descanso en la meditación es más profundo que el sueño más profundo que puedas tener. Es varias veces más profunda, ya que en el sueño los deseos todavía persisten en algún lado. Pero en la meditación, trascendés todos los deseos. ¡Esto trae tanta calma a la mente! Es como una puesta a punto o un service del complejo cuerpo-mente.

Dejalo ir y observá. Con sólo entender esto y practicar la meditación en forma continua unos pocos días, estarás tan relajado que habrás mejorado tu calidad de vida.

Post Author: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *